10/11/2014


Día/s: 6-7 diciembre 2014

fiesta chuletón Tolosa

Comer es un placer terrenal. Es un placer que se disfruta con todos los sentidos. Cuando vienes a Euskadi y te sientas en la mesa de un restaurante, te preparas para tener una experiencia extraordinaria, ¡Para chuparse los dedos!

Esto lo hemos conseguido debido a una tradición gastronómica que ha ido heredándose de generación a generación. La cocina vasca es ya un referente internacional. Nuestros restaurantes forman una constelación de estrellas Michelin que alegran el paladar de millones de personas.

Otra base del éxito gastronómico radica en las materias primas de las que disponemos. Nuestra tierra nos da productos de gran calidad. Legumbres, hortalizas o vinos de primera a los que podemos añadir una carne y pescado de gran calidad. Existen infinidad de denominaciones de origen en Euskadi, las cuales aseguran la alta calidad de nuestros productos.

Uno de los productos estrella es la chuleta o chuletón de buey de Tolosa. Se dice que la antigua capital Gipuzkoana es la cuna de este producto, pues fue aquí el primer sitio donde se consumió. Este municipio acoge alguno de los mejores restaurantes o asadores para catar este tipo de carnes. Tanta importancia tiene la chuleta en Tolosa que hasta tiene una festividad anual.

A finales de otoño, en Tolosa se celebra la fiesta de la chuleta. Durante algunos días, el corazón de la ciudad se convierte en una gran parrillada donde podremos saborear las mejores carnes a precios populares. El chuletón se acompaña de otros productos de primera calidad como son los pimientos de Lodosa, espárragos de Navarra, cogollos de Tudela, el magnífico queso Idiazabal o los postres más típicos de la zona: las tejas, Xaxus y cigarrillos.

Esta edición de la fiesta de la chuleta se celebrará entre los días 6 y 7 de diciembre, coincidiendo con el puente de la Constitución. Otro buen destino para este puente.

Un buen plan: disfrutar del buen comer en un rincón precioso de Gipuzkoa. Vete reservando alojamiento y preparando para un buen homenaje gastronómico.