06/10/2014

Carranza, parque natural Armañón

Hoy te queremos invitar a que descubras otro parque natural de nuestra tierra. En esta ocasión, viajaremos al extremo occidental de Euskadi. En el valle de Karrantza encontraremos el parque natural de Armañón, que esconde uno de los rincones más bellos de Euskadi.

El parque está formado por unas 3500 hectareas de macizo calcáreo. Concretamente se extiende entre los desfiladeros de los ríos Carranza y Agüera.Armañón es famoso por su relieve, ya que su formación calcárea hace que nos encontremos roquedos, grietas, lapiaces,... También nos encontraremos cuevas, que son abundantes por la zona. En total existen más de 200 cuevas y simas catalogadas, y la más conocida es la de Pozalagua.

2013 será un año para el recuerdo de Karrantza. Con más de 700.000 votos, las cuevas de Pozalagua se convirtieron en el mejor rincón del país durante ese año. ¿La razón? Por ser un rincón mágico. La cueva, descubierta en 1957, es la que más estalactitas excéntricas tiene en todo el mundo. Estas estalactitas, en lugar de crecer de arriba abajo, se desarrollan en cualquier dirección, como lo harian las ramas de un árbol.

Con 125 metros de longitud y 12 de altura, Pozalagua tiene un valor geológico incalculable. Todo un tesoro de la naturaleza. Siglos y siglos de trabajo de la madre tierra reflejados en sus columnas naturales.

Siguiendo nuestra visita por el parque, podríamos echar la mirada hacia el cielo. Allí encontraremos algunas de las especies más interesantes de la fauna de Armañón. Alimoches, águilas o milanos conviven en el aire. También encontraremos hasta 12 tipos distintos de murciélagos, algunos de ellos en peligro de extinción. Hay que resaltar también los encinares y hayedos del parque, así como la variedad de rutas que existen para realizar una visita.

Armañón es otro ejemplo de la riqueza naturistica de Euskadi. Un sitio que debemos visitar para disfrutar de la naturaleza, de un rincón único como es Pozalagua o para disfrutar de la tranquilidad que nos ofrece. Te proponemos una idea. Piensa una fecha y prepara una escapada hasta Karrantza. Merecerá la pena. Y la experiencia puede arrancar desde un alojamiento Nekatur.

Nos lo agradecerás, créenos.